Macron emprenderá reforma de pensiones a pesar de amenazas de huelgas en Francia

Los sindicatos franceses convocaron huelgas en todo el país después de que el Presidente Emmanuel Macron siguiera adelante con su plan para reformar el sistema de pensiones del país, una prueba decisiva de la capacidad del líder para promulgar su agenda proempresarial durante su segundo mandato.

Los cambios propuestos, anunciados por el gobierno francés el martes, se han convertido en un símbolo de los esfuerzos de Macron para hacer que la economía de Francia sea más competitiva mientras mantiene su Estado de bienestar. Renovar el sistema de pensiones del país fue uno de los pilares principales de su plataforma de campaña cuando fue reelegido presidente en abril.

El pararrayos de la propuesta del martes es el aumento gradual de la edad de jubilación en Francia de 62 años a 64 en 2030. Macron dice que es la única forma de preservar el sistema de pensiones sin aumentar los impuestos ni aumentar la deuda del país.

“El desequilibrio entre el número de trabajadores y jubilados provocará pérdidas que aumentarán año tras año”, dijo la primera ministra francesa, Élisabeth Borne, durante una conferencia de prensa este martes. “Permitir que estas pérdidas se acumulen sería una irresponsabilidad”, agregó.

El aumento propuesto ahora amenaza con provocar un período prolongado de disturbios laborales y protestas en Francia, donde las tensiones se han estado gestando durante meses debido al aumento de los precios de los alimentos y el combustible.

El secretario general del sindicato de la CFDT, Laurent Berger (al centro), y el líder sindical izquierdista de la GGT, Philippe Martínez (al centro a la derecha), hablan con los periodistas durante una reunión con líderes sindicales en París, el 10 de enero de 2023. Foto: AP

El secretario general del sindicato de la CFDT, Laurent Berger (al centro), y el líder sindical izquierdista de la GGT, Philippe Martínez (al centro a la derecha), hablan con los periodistas durante una reunión con líderes sindicales en París, el 10 de enero de 2023. Foto: AP (Francois Mori/)

Los líderes sindicales dicen que aumentar la edad de jubilación del país es innecesario y penalizaría a las personas que comenzaron a trabajar a una edad temprana. Llamaron el martes por la noche a una huelga nacional de todos los trabajadores franceses el 19 de enero. Dijeron que están planeando una serie continua de manifestaciones, con el objetivo de hacer retroceder al gobierno.

“Nada justifica una reforma tan brutal”, dijo Laurent Berger, secretario general de la CFDT, el sindicato más grande de Francia.

Los sindicatos dicen que el gobierno debería concentrarse en ayudar a las personas mayores de 50 años a mantener sus trabajos para mejorar la proporción de trabajadores a jubilados. Francia tiene una tasa de desempleo para personas mayores más alta que la mayoría de los demás países de Europa, según la agencia de estadísticas de la Unión Europea, Eurostat.

En Francia, como en muchos otros países, los trabajadores actuales pagan las pensiones gubernamentales de los jubilados. A medida que las personas viven más y la población envejece, la proporción de trabajadores por jubilados ha disminuido, lo que somete al sistema a una presión cada vez mayor. La edad de jubilación en Francia es más baja que en la mayoría de los demás países europeos. Los italianos pueden dejar de trabajar a los 67 años, mientras que los trabajadores de Reino Unido se jubilan a los 66. Sin embargo, en Suecia, la edad de jubilación es a los 62 años.

La primera ministra francesa, Élisabeth Borne, pronuncia su discurso durante una conferencia de prensa en París, el 10 de enero de 2023. Foto: AP

La primera ministra francesa, Élisabeth Borne, pronuncia su discurso durante una conferencia de prensa en París, el 10 de enero de 2023. Foto: AP (BERTRAND GUAY/)

El sistema de pensiones de Francia registró una ganancia de 900 millones de euros, equivalente a 966 millones de dólares, en 2021 y se espera que registre una ganancia de 3.200 millones de euros en 2022, según un informe reciente de un panel asesor de pensiones. Pero a partir de 2023, a medida que la proporción de trabajadores por jubilados continúe disminuyendo, se espera que el sistema comience a perder dinero, lo que obligará al gobierno a compensar la diferencia y amenazará los objetivos de reducción del déficit de Francia, agregó el informe. El gobierno de Macron tiene como objetivo reducir el déficit presupuestario del sector público por debajo del límite máximo de la UE del 3% de la producción económica en 2027, desde el 5% en 2022.

En 2019, cuando Macron intentó por última vez reformar el sistema de pensiones del país, su medida desencadenó la huelga de transporte más larga en la historia de Francia, paralizando el país durante semanas.

Macron había propuesto consolidar los 42 planes de pensiones de Francia, que varían mucho en edad de jubilación e ingresos, en un sistema universal, e introducir bonificaciones y sanciones para animar a las personas a trabajar hasta los 64 años. Pero se vio obligado a archivar sus planes cuando el país entró en bloqueo debido a la pandemia de Covid-19.

Esta vez, la opinión pública todavía se muestra fría ante la revisión. Una encuesta reciente de Odoxa de 1.005 personas mostró que el 80% está en contra de aumentar la edad de jubilación de Francia a 64 o 65 años.

Un aumento significativo en los precios de la gasolina este mes después de que el gobierno dejara de ofrecer descuentos en las gasolineras también corre el riesgo de echar más leña al fuego. Los altos precios del combustible fueron el origen a fines de 2018 del movimiento de los chalecos amarillos, llamado así por los chalecos de alta visibilidad que usan los manifestantes. Esas protestas se transformaron en disturbios antigubernamentales a nivel nacional que sacudieron al país durante meses.

Macron, quien perdió su mayoría en la Asamblea Nacional, la Cámara Baja del Parlamento de Francia, en junio, deberá encontrar aliados para aprobar su reforma propuesta.

Manifestantes despliegan una pancarta que representa a la primera ministra francesa, Élisabeth Borne; al Presidente Emmanuel Macron y al ministro del Trabajo, Olivier Dussopt, durante una protesta contra la reforma de las pensiones en Rennes, el 10 de enero de 2023. Foto: Reuters

Manifestantes despliegan una pancarta que representa a la primera ministra francesa, Élisabeth Borne; al Presidente Emmanuel Macron y al ministro del Trabajo, Olivier Dussopt, durante una protesta contra la reforma de las pensiones en Rennes, el 10 de enero de 2023. Foto: Reuters (STEPHANE MAHE/)

El partido de Macron, Renacimiento, todavía controla la mayoría de los escaños en la Asamblea Nacional, pero no la mayoría que permitió al líder francés aplastar a la oposición durante su primer mandato. Los legisladores de extrema derecha y de izquierda prometieron el martes oponerse a los planes de Macron.

“Los franceses pueden contar con toda nuestra determinación para bloquear esta reforma injusta”, escribió el martes en Twitter la líder de extrema derecha francesa Marine Le Pen.

En cambio, el presidente francés está tratando de ganarse el respaldo del partido conservador Los Republicanos.

En una concesión a ese partido, Borne dijo que extendería un compromiso para aumentar las pensiones mínimas mensuales de los nuevos jubilados para cubrir también a los jubilados actuales que han trabajado una carrera completa. Según el nuevo plan, el gobierno pagaría una pensión mínima del 85% del salario mínimo mensual francés, o alrededor de 1.200 euros, en comparación con los 953,45 euros al mes en la actualidad. El gobierno dice que la concesión impulsaría las pensiones de alrededor de dos millones de jubilados actuales.

Manifestantes y trabajadores del sindicato francés CGT asisten a una protesta para presionar por medidas gubernamentales para abordar el alto costo de la vida, en París, el 29 de septiembre de 2022. Foto: Reuters

Manifestantes y trabajadores del sindicato francés CGT asisten a una protesta para presionar por medidas gubernamentales para abordar el alto costo de la vida, en París, el 29 de septiembre de 2022. Foto: Reuters (GONZALO FUENTES/)

Borne dijo el martes que el gobierno estaba abierto a las discusiones y listo para modificar su plan. Los debates en la Asamblea Nacional están programados para comenzar el próximo mes.

Durante su presentación, Borne señaló que el gobierno buscaba ofrecer cambios que fueran justos para los trabajadores. Ella dijo que los trabajadores con labores físicamente exigentes podrían jubilarse antes por razones médicas. Las personas que comenzaron a trabajar a los 20 años o antes, a menudo personas que no asistieron a la universidad, también podrán jubilarse a los 62 años o antes. Los trabajadores con carreras parciales aún podrán jubilarse a los 67 años con una pensión completa, señaló.

Sin embargo, es poco probable que estas medidas pacifiquen a los sindicatos.

“Si para Emmanuel Macron esta es la madre de todas las reformas, entonces para nosotros será la madre de todas las batallas”, dijo Frédéric Souillot, secretario general de Fuerza Obrera, otro sindicato francés.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× necesitas ayuda?