Heraldo Muñoz, excanciller chileno: “El bolsonarismo ha seguido el guion de Trump al pie de la letra”

Las imágenes que asombraron al mundo durante este domingo 8, cuando miles de seguidores del expresidente de Brasil Jair Bolsonaro entraron como una avalancha al Palacio de Planalto, a los edificios del Congreso y al Supremo Tribunal Federal (STF), no causaron impacto solo por el ataque que representaba para la democracia brasileña, según afirmaron políticos de diversos bandos, tanto en el país como en el mundo. También sorprendieron porque dos días antes, el 6 de enero, se cumplían dos años desde la infame invasión al Capitolio de Estados Unidos, tras la derrota del expresidente Donald Trump.

Brasil se convertía así en el segundo país en replicar la dinámica. Sobre las posibles razones y consecuencias del ataque en el gigante sudamericano habló Heraldo Muñoz con La Tercera. El excanciller chileno vivió de primera mano la política brasileña en su paso como embajador entre 1994 y 1998, y ahora no duda en asegurar que el expresidente Bolsonaro “creó el clima de odio, sosteniendo que el sistema electoral era fraudulento” y “amenazando veladamente con violencia si era vencido en las urnas”, dijo el politólogo y especialista en relaciones internacionales.

¿Qué análisis se puede hacer sobre lo ocurrido, considerando las similitudes con la invasión al Capitolio por parte de seguidores del expresidente Donald Trump, en 2021?

Las similitudes entre el asalto al Capitolio por los seguidores ultraderechistas de Trump y los seguidores de extrema derecha de Bolsonaro son incuestionables. Hay un movimiento antidemocrático de la ultraderecha que no acepta elecciones, excepto las que ganan, impulsado por personajes como Steve Bannon, un exasesor cercano a Trump que ha tenido estrechos contactos con Bolsonaro y sus hijos. El bolsonarismo ha seguido el guion de Trump al pie de la letra.

Heraldo-Muñoz

El excanciller y exembajador chileno en Brasil, Heraldo Muñoz. Archivo

¿Considera que la democracia esté en riesgo en Brasil?

La democracia puede estar en riesgo en Brasil si no se hace nada para defenderla, partiendo por la persecución judicial de los organizadores del asalto a los tres poderes democráticos del Estado brasileño.

Tomando en cuenta su experiencia como excanciller y exembajador, ¿recuerda alguna situación similar a la ocurrida en Brasil, este domingo, y Estados Unidos, en 2021?

No recuerdo nada parecido al asalto del Capitolio en Estados Unidos y al ataque en la Plaza de los Tres Poderes en Brasilia. Protestas violentas, sí, pero nada semejante a estos asaltos, al vandalismo y destrucción de instituciones fundamentales de la democracia.

¿Por qué cree que esta herramienta antidemocrática se ha repetido en Brasil, pese a la experiencia estadounidense?

El extremismo de ultraderecha es una versión del populismo que manipula los temores de la gente en tiempos complejos, en sociedades con identidades diversas. Además, ofrece soluciones fáciles, como volver a tiempos pretéritos, adueñándose del nacionalismo y sus símbolos. Así ha sucedido no solo en Estados Unidos y Brasil, sino en países como Hungría, Turquía y varios otros. Son los supuestos “salvadores de la patria”.

Simpatizantes del expresidente de Brasil Jair Bolsonaro durante el domingo, cuando las fuerzas de seguridad intentaban controlar la situación en las afueras del Congreso Nacional de Brasil. Foto: REUTERS.

Simpatizantes del expresidente de Brasil Jair Bolsonaro durante el domingo, cuando las fuerzas de seguridad intentaban controlar la situación en las afueras del Congreso Nacional de Brasil. Foto: REUTERS. (ADRIANO MACHADO/)

Los videos muestras a miles cientos de personas participando de los disturbios. ¿Qué elementos de la retórica bolsonarista cree que explican esa adhesión?

Bolsonaro evidentemente tuvo responsabilidad en la asonada golpista de sus partidarios contra los tres poderes del Estado. Él creó el clima de odio, sosteniendo que el sistema electoral era fraudulento, amenazando veladamente con violencia si era vencido en las urnas, atacando reiteradamente a la Corte Suprema Federal, no reconociendo su derrota presidencial y boicoteando la investidura de Lula al abandonar el país antes de la ceremonia. Bolsonaro celebró el ataque de los partidarios de Trump al Capitolio, señal clara para sus propios seguidores. En suma, el bolsonarismo siguió a su líder en los ataques de Brasilia.

Políticos de todos los sectores políticos han condenado lo ocurrido. ¿Cómo se podría subsanar una acción que ya ha ocurrido dos veces en dos años?

Lo sucedido en Brasil puede ser un retroceso para este movimiento de extrema derecha, pues incluso los partidarios de Bolsonaro en el Congreso han salido a condenar esta agresión a la democracia. Creo que urge coordinarse multilateralmente para afinar instrumentos de defensa y promoción de la democracia, que aíslen a quienes actúen contra ella. Es positivo que muchos actores a nivel internacional condenen estos hechos, porque así los gobiernos democráticos no se sentirán solos.

¿Qué acciones podría tomar el gobierno del Presidente Gabriel Boric, a través de la embajada u otros órganos del Estado, frente a hechos de esta naturaleza

El Presidente Boric hizo bien al reaccionar rápido, condenando los ataques a la democracia brasileña y solidarizando con el Presidente Lula, así como con el pueblo brasileño. Emprender alguna iniciativa, como se ha sugerido, en organismos internacionales, debiera ser en estrecha coordinación con el Palacio Itamaraty (Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil). Una opción es afinar, fortalecer y hacer uso de la Carta Democrática Interamericana.

Miembros de las fuerzas de seguridad frente al Palacio de Planalto, en Brasilia. Foto: REUTERS.

Miembros de las fuerzas de seguridad frente al Palacio de Planalto, en Brasilia. Foto: REUTERS. (ADRIANO MACHADO/)

Desde Estados Unidos, algunos políticos del Partido Demócrata están solicitando la expulsión del expresidente Bolsonaro del país luego de la invasión a los organismos del Estado. ¿Está de acuerdo con dicha forma de afrontar el problema

La eventual expulsión de Bolsonaro de EE.UU. dependerá de si ayuda, o no, a la estabilidad democrática y a hacer justicia en Brasil. No es una materia solo de estatus migratorio.

¿Ve posible un juicio político en Brasil contra Bolsonaro, como el del Panel 6 de Enero, que buscaba determinar responsabilidades políticas contra Donald Trump?

Es posible que ocurra una investigación semejante a la del Panel del 6 de Enero del Congreso estadounidense. Pero tal vez lo más importante sea la investigación criminal y el establecer responsabilidades judiciales de los organizadores y financistas de la barbarie contra la democracia brasileña. Además, hay investigaciones en curso en la Corte Suprema contra Bolsonaro, previas a los ataques, que podrían resultar en condenas al exmandatario.

Por último, ¿cree que Bolsonaro tiene responsabilidades políticas en lo ocurrido el domingo?

Sin lugar a la dudas, Bolsonaro tiene, a lo menos, responsabilidades políticas en la asonada golpista del domingo en Brasilia.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× necesitas ayuda?